La Historia del Arte de valencia.

Este blog está realizado para presentar desde un punto de vista informativo, sin prescindir del necesario rigor histórico, distintos aspectos de la Historia, la Cultura y la Historia del Arte Valenciano.

El territorio valenciano se sitúa en la zona del Levante de la Península Ibérica, siendo un lugar donde se han desarrollado importantes manifestaciones artísticas desde la Prehistoria. Por el territorio valenciano han pasado grandes civilizaciones. Las antiguas civilizaciones de la prehistoria, la cultura ibérica, las colonias griegas y púnicas que se instalaron en estos territorios . La colonización romana, seguida de la conquista visigoda y las colonias bizantinas que se establecieron en la mitad sur del territorio valenciano. El dominio islámico, al cual continuó la reconquista por parte de los reinos cristianos, conviviendo cristianos, musulmanes y judíos. La formación del Reino de Valencia dentro de la Corona de Aragón. Con los Reyes Católicos, el Reino de Valencia se anexionó al territorio español, donde permanece hasta la actualidad, diferenciándose por tener una historia, una cultura y una lengua propia, dentro de los distintos reinos que conforman el actual estado español.

Los artículos son presentados con gran sencillez ante los lectores con el objeto de que su lectura resulte interesante y amena, presentando una serie de enlaces y bibliografías donde se puede buscar y precisar una información más detallada de cada uno de los temas seleccionados.

Espero que lo disfrutéis.




Estudios Valencianos Histórico-Artísticos.
Contacto:
esthisartval@gmail.com

domingo, 1 de abril de 2012

Apolo y las nueve musas.



Mosaico romano de las nueve musas.
Hallado en la población valenciana de Moncada.

“ Para empezar, cantemos invocando a las Musas Helicónides, que habitan en el grande sacro monte Helicón, y que, a menudo, danzan con sus ligeros pies, alrededor del manantial de violáceas aguas del altar del todopoderoso hijo de Cronos (...)

Son ellas las que un día enseñaron a Hesiodo un hermoso canto, mientras apacentaba sus corderos al pie del divino Helocón (...)
Empecemos, pues, por las Musas cuyos cantos en el Olimpo deleitan el corazón de Zeus, al explicar con voces unísonas el pasado, el presente y el futuro. Sin cesar fluyen por sus labios deliciosos acentos; y, al fundirse su voz luminosa por doquier, el alcázar eterno de Zeus tonante sonríe. Resuenan también las cumbres del nevoso Olimpo, y las moradas de los inmortales, mientras la divina música de aquellos cantos que glorifica el origen de la familia de las veneradas deidades, empezando por el principio, con los que primeramente fueron engendrados por la Tierra y el Cielo (...)

Allí, junto a la más alta cumbre del nevoso Olimpo, tienen las nueve Musas sus espléndidas moradas, y donde forman sus armoniosos coros. Las Gracias y el Deseo las acompañan en los banquetes y, asimismo con ellas, emiten sus bocas sones agradables, celebrando las leyes de todo lo existente y las costumbres veneradas de los inmortales(...)

Toman luego la ruta del Olimpo, orgullosas de su pulcra voz y de sus divinos cantos, mientras la oscura Tierra resuena toda ella de aquellos himnos (...)

Gracias a ellas y al arquero Apolo, hay en la Tierra cantores y citaristas; como los reyes proceden todos de Zeus. ¡Dichoso aquel a quien aman las Musas! De sus labios no puede fluir más que suaves acentos. Si un hombre se siente afligido y tiene angustiado su corazón por reciente desgracia, haga que el cantor, ministro de las Musas, celebre las hazañas de los tiempos pasados y a los bienaventurados dioses que moran en el Olimpo. Si así es, pronto el desgraciado olvidará sus penas, y no quedará de sus cuitas el más leve recuerdo; como don milagroso, los dioses le habrán curado de sus desgracias (...)”

HESIODO, La Teogonía, en los trabajos y los días.
La Teogonía. El escudo de Heracles, Barcelona,
Iberia, 1984, págs 95-98.


Las damas de compañía de Apolo eran las nueve Musas en la mitología griega. Las nueve diosas hijas del dios Zeus y de la Titánide Mnemosine, la diosa de la memoria, que se habían acostado juntos durante nueve noches consecutivas. Originalmente eran ninfas que tenían a su cargo las fuentes capaces de conceder inspiración, sobre todo las fuentes Aganipe e Hipocrene, en el monte helicón y la fuente Castalia, en el monte Parnaso, lugar que se convirtió en su residencia habitual.

Las musas presidían las Artes y las Ciencias, y se creía que inspiraban a los artistas, especialmente a poetas, filósofos y músicos. Calíope era la musa de la Poesía épica, Clío la de la Historia, Euterpe de la Poesía lírica y la Música, Melpómene de la Tragedia, Terpsícore de la Danza y el canto, Erato de la Poesía amorosa, Polimnia de la Poesía sagrada, Urania de la Astronomía y Talía de la Comedia y la poesía pastoril.
Se decía que las Musas eran las compañeras de Las Gracias y de Apolo, el dios de la música. Podían encontrarse en las laderas del monte Parnaso, donde el manantial Castalia brota cerca del oráculo de Delfos, encontrándose en otras ocasiones en el monte Helicón. Ellas se sentaban junto al trono de Zeus, rey de los dioses, y cantaban su grandeza, el origen del mundo y sus habitantes, así como las gloriosas hazañas de los héroes. Se las veneraba en toda la antigua Grecia, especialmente en el Helicón, Beocia, y en Pieria, Macedonia.

Enlace de interés;

dialnet.unirioja.es/servlet/fichero_articulo?codigo=2690994


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada